Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Comparte
    avatar
    Shadows Girl

    Femenino
    Cantidad de envíos : 69
    Edad : 27
    Pais : España
    Fecha de inscripción : 28/05/2009

    Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \Parte 1//

    Mensaje por Shadows Girl el Sáb Sep 12, 2009 3:00 pm

    Esta historia narra el pasado el presente y el futuro de Lisa Yadoumaru y lo que acontece en su vida. Me alegré mucho de que me lo dejase poner todo entero, porque no me dejaba en otros foros que lo puse, por lo demás, leedlo seguro que os gustará! (es un poco largo lo admito ^^U... pero merece la pena!) Además lleva música y lo hace todo más ameno ^//^

    LA MÁSCARA DEL OLVIDO PARTE 1
    Inicio Música 1 http://www.divshare.com/download/7575660-192

    -¡Oni-san! –gritó una niña desde una habitación llena de flamantes llamas por todas partes. Hasta que una capa blanca entró en la habitación.
    -No te sueltes de mi y cierra los ojos… -dijo el chico que me cogió en ese mismo instante para salir de allí.
    -Oni-chan ¿que ocurre? –pregunté yo con voz temblorosa a la vez que desde sus brazos le miraba la cara y esta estaba llena de incertidumbre y decisión. Hasta que finalmente salimos de aquella mansión, pero este se paró en seco. Me dio por mirar alrededor nuestra y encontré a unos monstruos horribles y tremendamente enormes. Al ver que nos rodeaban rápida y velozmente salimos de allí dejándoles atrás pero entonces… el me soltó.
    -Métete debajo de aquí y no salgas ni hagas ningún ruido –dijo el metiéndome debajo de una casa hueca.
    -Oni-san, yo no quiero, quiero ir contigo… -dije yo llorando.
    -Volveré te lo aseguro –dijo él con una mirada decisiva hasta que desapareció de allí…
    Después de un largo tiempo, oí unas pisadas y estuve apunto de salir pero recordé lo que el me dijo y no salí de allí, al contrario me apreté las piernas contra mi, sabia… que Oni-sama volvería…
    -Terminó todo –dijo una voz ronca y seria.
    -Buen trabajo. Larguémonos de aquí antes de que vengan todos los shinigamis… -dijo otra voz apacible.
    Y fue entonces cuando las pisadas siguieron hasta que deje de oír cualquier sonido, salí corriendo de debajo de la casa y retrocedí hasta donde habían estado esos enormes monstruos. Pero sólo encontré agujeros por el suelo hasta que en un agujero vi… la capa blanca.
    -¡Oni-sama! –grité yo corriendo a la vez que bajaba por el agujero hasta que tropecé y rodé hasta abajo.
    -¡Oni-san, Oni-san! –gritaba yo mientras le intentaba mover.
    -Oni…chan… -dije yo mientras lloraba y veía como el charco de sangre empapaba su capa blanca…

    Fin Música 1

    En ese instante la luz del sol apareció por la ventana y me despertó. Siempre día a día soñaba aquel horrendo momento, habían pasado ocho años desde aquel suceso en donde tenía diez años. Ahora estaba tratando de acceder a la Sociedad de Almas y hoy tenía que volver para ver el resultado del examen que hice el día anterior. Me preparé, fui a desayunar algo y después me puse en marcha para ver si realmente había logrado entrar.
    Vi a un montón de gente a los cuales se les reflejaba la alegría del momento y salían corriendo ó lo comentaban con sus amigos. A decir verdad, me puse nerviosa buscando la Y hasta que encontré el resultado, pero lo volví a ver una vez más para cerciorarme. El resultado era positivo y aquello quería decir que de alguna forma, ya estaba dentro de la Sociedad de Almas, pero a pesar de la buena noticia, mi sorpresa fue mayor al ver que dentro de cinco minutos empezaría la primera clase, por lo que corrí lo más que pude hasta llegar al aula y abrí la puerta, la mayoría de los alumnos se sentaban al mismo tiempo, por lo que me puse en la tercera fila y me senté en el asiento que pude, pero note de repente como si alguien me mirase dos butacas después de la mía. Ignoré el gesto y el profesor comenzó a llamarnos uno por uno hasta que comenzamos con la clase. Cuando acabó dos chicas detrás de mi me hablaron.
    -Yadoumaru… has hecho mal en escoger ese sitio… -dijo una.
    -Kyoraku Shunsui es… un pervertido y un acosador… -dijo otra.
    -Es aquel de allí… -dijo la primera chica señalándole y este se dio la vuelta y las miró.
    -No las hagas caso, están celosas porque hace mucho que no las digo nada…
    -dijo despreocupado Shunsui.
    -Ajá… -dije yo mirándolas hasta que estas decidieron irse corriendo de allí.
    -Tendrán su merecido no te preocupes… Kyoraku Shunsui a tu servicio… -dijo Shunsui sonriente.
    -Yadoumaru… Lisa, servicio independiente… –dije yo y Shunsui empezó a reírse.
    -Tengo prisa. Hasta mañana –dije yo a la vez que me levantaba y salía de allí. Un sentimiento extraño me recorrió entera, tal vez volvería a verle.
    Una vez que las puertas se cerraron tras de mí, fui al primer Rukongai donde estaba mi pequeña casa, me cambié y fui a trabajar a un restaurante de allí en donde me pagaban. Limpiando las mesas vi a dos shinigamis uno era un teniente joven y rubio con una extraña cara y su capitán parecía despreocupado, supe que era un capitán por su capa blanca aunque parecía que discutían sobre algo.

    Inicio Musica 2
    http://www.divshare.com/download/7575691-70c

    -Capitán no puedo… -dijo el joven.
    -¿Qué hay de malo en beber un poco? Además la comida esta buenísima, hoy te invito yo –dijo él.
    -Pero no puedo beber… -dijo el joven.
    -¿Quieres que te lo dé yo? –dijo el.
    -No hace falta, Capitán… -dijo el joven con desagrado y mala cara.
    No pude evitar reírme un poco cuando se fueron hasta que llegaron más clientes y cuando todos se fueron, limpiamos a fondo y cerramos. Caí en la cama de golpe sin cambiarme ni nada y cuando los párpados se me cerraron dormí finalmente.

    Fin Musica 2

    Al día siguiente me desperté lentamente hasta que me fijé en la hora que era me vestí, corrí hasta que me adentré en la Sociedad de Almas y llegué a clase, hoy era una clase diferente la cual se centraba en la técnica del Kidou.
    -Llega tarde, Señorita Yadoumaru –dijo el profesor.
    -Lo siento… -dije yo a la vez que buscaba un sitio para sentarme. Había uno al lado de una cara conocida… Shunsui me miró sonriente a la vez que giré mi rostro hacia otro lado. Pocos minutos después, el profesor nos llamo a cada uno hasta que me tocó a mí, salí a la vez que me concentré y realicé la técnica.
    -Tienes una buena coordinación, Yadoumaru –dijo el profesor a la vez que me levantaba y volvía a mi asiento. Cuando terminó la clase, me dirigí a la biblioteca y me puse a estudiar todo lo que estábamos dando, después me puse a curiosear y a leer los títulos de algunos libros que había entre las estanterías que me rodeaban. Al rato de aquello, salí de la biblioteca y vi a Shunsui apoyado en una pared esperándome.
    -Te tomaste tu tiempo ¿eh? –dijo Shunsui cuando pasé por su lado.
    -Lo siento. Además no sabía que alguien me esperaba –dije yo.
    -Te invito a algo ¿quieres? –dijo Shunsui.
    -Lo siento tengo prisa… -dije yo y en ese momento me sonaron las tripas. Shunsui empezó a reírse y yo me sonrojé.
    -Tu cuerpo dice lo contrario, así que lo tomaré como un si –dijo Shunsui entre risas.
    Fuimos a un sitio cercano, en donde habían unos pocos shinigamis, los dos pedimos ramen y mientras esperábamos estuvimos hablando un rato. No parecía mal tipo e incluso parecía simpático cuando terminamos de comer me acompañó hasta las puertas de la Sociedad de Almas.
    -¿Cómo es que te quedas aquí? –pregunté yo curiosa.
    -Porque aquí es donde vivo, después de estar aquí dos años… -dijo Shunsui.
    -¡¿Dos años!? –dije yo.
    -Seh verás… es una larga historia a decir verdad… -dijo Shunsui.
    -¿Chicas? –pregunté yo mirando hacia otro lado.
    -Es que… también influye la reputación y… -dijo Shunsui.
    -Si no fueras tan mujeriego… -dije yo resignada.
    -Este año será distinto, lo intuyo. Además estoy más concentrado –dijo Shunsui.
    -Y entonces… ¿cómo eras hace dos años? –pregunté yo sarcásticamente.
    -Mejor que no lo sepas… créeme… -dijo Shunsui tocándose la cabeza. Al paso de los días fuimos llevándonos mejor poco a poco aunque la mayor parte del tiempo ó como decía él “mis horas libres” se dedicaba a perseguir a las chicas de su gusto.
    Un buen día como otro normal al llegar a la Sociedad de Almas, un profesor nos dijo que ya iba siendo la hora de dejar a un lado la teoría y de empezar los ataques y defensas que debíamos tomar para nuestro aprendizaje. Nos llevó a todos a un prado verde y después de que pidiera parejas de dos en dos, tanto a mí como a Shunsui nos dio dos cintas de color amarillo y pidió reunión para que le escucháramos.
    -Cada pareja tiene un color y una katana, contaré hasta diez y todos lucharéis contra todos, y si os dijera al contrario, pelearíais contra vuestra propia pareja. No os podréis mover de vuestro lugar ya que seréis más vistos y se irán eliminando a las parejas si cortáis la cinta del adversario, procurad no hacer heridas graves. Esparcíos por la llanura y defendeos mutuamente.
    Empezaré a contar cuando todos estéis lo bastante lejos de aquí. Moveos. –dijo el profesor y cuando acabó todos nos dispersamos lo que pudimos. Una vez parado Shunsui delante mía se giró hacia mí.
    -¿No te importa que la mayoría de chicas venga por nosotros? –preguntó Shunsui.
    -Es lo que menos me importa, Shunsui. Comenzó a contar… -dije yo mirando a ambos lados con la mano en la katana.
    -Una clase diferente a las que di. Me gusta esta formula… -dijo Shunsui.
    -Nueve… -dije yo. Hasta que finalmente se oyó el diez. Empezaron a oírse unos pasos cercanos, ambos desenfundamos y vi un resplandor blanco por el horizonte apareciendo enfrente de mi el adversario contra el que combatí, pero lo que no sabía es que la oponente de Shunsui me atacara por la espalda por lo que logró que yo rodase por el suelo levemente y desde ese ángulo le quité la cinta a mi oponente al igual que Shunsui al suyo.
    -Vaya… que tal se siente ser el centro de todas las miradas ¿chicos? –dijo la oponente de Shunsui.
    -Mierda… -dijo Shunsui colocándose rápidamente a mi lado. Obviamente su objetivo no era luchar contra Shunsui sino que todos fueran a por nosotros… De repente un montón de miradas se centraron en nosotros dos…
    -¿Estas bien y… preparada? –dijo Shunsui.
    -Claro… ahora a por todos y no habrá problemas… -dije yo mientras me levantaba del suelo y nos enfrentamos pareja tras pareja hasta que solamente quedamos seis incluyéndonos a nosotros. Pero el profesor pronunció “al contrario”, Shunsui y yo nos miramos.
    -No es nada personal… -dijo el.
    -Lo sé…-dije yo y empecé a atacarle.
    Era más resistente y fuerte de lo que creía hasta que nuevamente el profesor comenzó a contar.
    -No eres nada mala… -dijo Shunsui.
    -Ni tú tampoco… -dije yo.
    Y cuando el profesor pronunció diez, vino uno de frente contra Shunsui y después apareció otro en mi dirección. Una vez que les derrotamos, bajamos la guardia, confiándonos hasta que oí un ruido y un tercero apareció velozmente detrás de Shunsui, por lo que hice lo mejor en aquel momento…

    Inicio Musica 3 http://www.divshare.com/download/7575745-d62

    -¡Cuidado! –grité yo a Shunsui empujándolo a otro lado.
    Fue entonces cuando me di cuenta de que me quitó la cinta del brazo, también me había herido. En ese momento el profesor paró la clase y nos reunió a todos al principio del prado me llamó para que me pusiera enfrente suya, me dijo que levantase mis manos y con una varilla me golpeó las manos. Todos callaron pero Shunsui no.
    -¡Sensei, pare ella no tiene la…! –dijo Shunsui pero él le interrumpió.
    -¡Silencio, Shunsui! –gritó el profesor fríamente y Shunsui se calló.
    -Me duele más que a ti hacer esto, pero no se puede tener compasión por nadie. Si hubiera sido una batalla real hubierais muerto los dos por su error –dijo el profesor.
    -¡Pero…! –dijo Shunsui.
    -Basta. Hablaré contigo después Yadoumaru –dijo el profesor.
    -Si, sensei –dije yo.
    Después de aquello y cuando terminó la clase estuvo el profesor hablando a solas conmigo. Y una vez acabó un impaciente Shunsui me persiguió.
    -¿Estas bien? ¿Qué ha ocurrido?–preguntó el.
    -Tranquilízate, estoy bien he decidido aceptar su propuesta, solo te puedo decir eso –dije yo.
    -¡Pero…! –dijo él.
    -Olvídalo ¿quieres? –dije yo cuando atravesaba la puerta de la Sociedad de Almas.
    -En parte me siento culpable… -dijo Shunsui mientras veía como me alejaba.
    -Idiota… -dije yo de espaldas a la puerta que se cerró.

    Fin Musica 3

    Al día siguiente cuando terminaron las clases fui a entrenarme por petición de mi profesor, aunque supe que Shunsui me seguiría y no me equivoqué mientras sentía la mirada de Shunsui desde la puerta, una y otra vez quería ser más fuerte… Cuando salí de allí y me encaminé a la salida le volví a ver.
    -No estas… ¿enfadada? –dijo Shunsui.
    -No tendría porque estarlo… -dije yo.
    -Porque… ¿lo hiciste? –dijo Shunsui.
    -¿Hay que dar motivos para cubrirte las espaldas? –dije yo mientras me marchaba.
    -Quien lo diría viniendo de ti… -dijo Shunsui.
    Y cada día estuve entrenándome más hasta que se acabó el curso y tanto Shunsui como yo fuimos transferidos a diferentes sitios yo fui enviada a formar parte del 9º escuadrón y Shunsui fue llevado al 8º escuadrón. Dos años después supe que fui convocada por alguien pero mi sorpresa fue mayor cuando supe que no era el capitán de mi escuadrón. Abrí la puerta cuando llegué al lugar.

    Inicio Musica 4
    http://www.divshare.com/download/7575773-f5d

    -Con su permiso –dije yo cuando entre a la vez que veía una capa de flores.
    -Cuanto tiempo sin verte, Lisa –dijo una voz familiar levantando su sombrero de paja.
    -¡Kyoraku Shunsui! –dije yo sorprendida.
    -El mismo, pero no seas tan formal, Lisa –dijo Shunsui.
    -Lo siento, Capitán Shunsui –dije yo.
    -Sin capitán hubiese estado mejor… -dijo Shunsui.
    -¿Y bien para que me quería, Capitán? –pregunté yo.
    -Verás… necesito un teniente ahora que tengo este rango y creía que podrías ser tú –dijo Shunsui.
    -¿Yo… teniente? –dije yo.
    -Si, además me informé por si ya eras teniente y como no lo eres aún… -dijo Shunsui.
    -¿No hay personas mejores que yo en tú escuadrón? –pregunté yo.
    -¿No quieres? –preguntó Shunsui.
    -No es eso, pero yo no soy extremadamente fuerte –dije yo.
    -Deja de ser tan dura contigo misma, también puedes seguir practicando hasta conseguir lo que buscas. Pero que sepas que ante todo me gustan las tenientes hermosas –dijo Shunsui.
    -No creo que… además no se si me dejarán ir al 8º escuadrón –dije yo.
    -Tranquila, tengo el permiso de tu capitán –dijo Shunsui.
    -Shunsui, una pregunta –dije yo.
    -¿Cuál? –dijo Shunsui.
    -¿Por qué…yo? –pregunté. Y entonces el puso una mano en mi hombro quedándose a mi lado.
    -No todo es fuerza y poder. Prefiero la confianza, por lo menos la valoro más –dijo Shunsui y tras aquello se marchó.

    Fin Música 4

    Después de aquello no volví al 9º escuadrón y el Capitán Shunsui me llevó a realizar las pruebas para tener aquel rango. Estaba nerviosa, las miradas de tres capitanes se clavaban en mí. Después de aquella prueba, Shunsui me dio cobijo en su escuadrón aunque aparentemente estaba bastante contento. Por la mañana fui convocada por el Capitán del 1º escuadrón en el mismo lugar de ayer y ante Shunsui y otra capitana, accedieron a darme el rango. Tras aquello y la notable felicidad de Shunsui, por parte suya me presentó y me nombró como teniente de su escuadrón. Durante toda la noche, Shunsui estuvo bebiendo sake hasta que se desplomó.
    Durante todas las mañanas tras aquel nombramiento a la hora del amanecer, me levantaba y seguía practicando técnicas, ataques... Shunsui se daba cuenta de aquello y bastantes veces me decía que durmiera.
    Transcurrió una semana después de aquello y tras entrenar el primer día que nos acontecía fui llamada por Shunsui.
    -¿Si, Capitán Shunsui? –dije yo cuando me reuní con el.
    -Dije que me llamarás Shunsui. Quiero que lleves esta carta al Capitán del 5º escuadrón –dijo Shunsui.
    -¿Al 5º escuadrón? –pregunté yo.
    -Si. Sólo al capitán no se la des a nadie más. Y no la leas –dijo Shunsui.
    -Entendido –dije yo levantándome y poniéndome en marcha.
    Tenía una costumbre un tanto extraña en vez de caminar e ir por el suelo, la mayoría de veces iba corriendo y saltando por todos los tejados, tal vez era El método más fácil para no perderme, aunque yo sabía desde el primer día donde estaba el 5º escuadrón sin que nadie me lo hubiera dicho. Antes de llegar me quedé quieta encima de un tejado, había mucho revuelo hasta que vi lo que pasaba y a un capitán.

    Inicio Musica 5 http://www.divshare.com/download/7575800-362

    -Venga un entrenamiento es un entrenamiento, ¿alguien contra Aizen ó contra mí? –dijo el Capitán.
    -Capitán, agradecería que me dejara al margen –dijo Aizen.
    -Menuda mierda… Llegáis todos a ser una molestia –dijo el Capitán con desagrado y fue entonces cuando decidí dejarme caer.
    -Con su permiso –dije yo detrás de ellos dos.
    -¿Y bien? –dijo el Capitán en tono molesto.
    -El Capitán Kyoraku Shunsui me ha pedido que le entregue esta carta –dije yo dándosela.
    -De acuerdo. Pero no hubiera hecho falta esconderse por esto ¿no? –dijo el Capitán.
    -Tal vez lo hizo para no molestarle, Capitán Shinji –dijo Aizen.
    -Ha sido esa la razón. Además ¿no esta buscando adversario? Si no le importa, yo lo sería –dije yo.
    -¿Oíste eso Aizen? Vaya… suena interesante. Por lo menos podré retarme contra un teniente, ya que ninguno se atreve. Cuando quieras… -dijo Shinji.

    Fin Musica 5

    Fue entonces cuando hice un salto rápido y veloz a la vez que ambos desenfundábamos nuestras armas. Era yo la que durante todo el rato atacaba y el defendía pero en aquellos momentos me di cuenta que el combate no terminaría hasta que no consiguiera ver un ataque suyo, realicé otra técnica y resultó como había pensado, viendo así su primer ataque, después cada uno cruzó su trayectoria de forma que los golpes coincidieran siendo rápidos y precisos logrando cortarme parte de la manga izquierda mía y yo de la suya derecha. Seguimos una y otra vez peleando hasta que conseguí ponerme detrás de él.
    -Estas acabada –dijo Shinji de espaldas a mí con su katana al lado izquierda de mi cuello.
    -Yo no estaría tan seguro –dije yo detrás de Shinji haciendo que notase el filo de mi katana a unos centímetros próximos de la columna vertebral en donde si se realizaba una herida profunda lo atravesaría y le dañaría gravemente.
    -¿Entonces quien ganó? –dijo Shinji girándose.
    -Es un caso evidente de empate –dije yo mientras guardaba la katana.
    -¡¿Empate!? Eso es peor que… -dijo Shinji pero le interrumpí.
    -Debo irme. Con su permiso –dije yo saltando los tejados a la vez que me encaminaba para regresar al escuadrón.
    No muy lejos de allí…
    -Souske ¿cuál era su nombre? –dijo Shinji.
    -No lo sé –dijo Aizen tajantemente.
    -¿Y el escuadrón? –preguntó Shinji.
    -Deberá ser del 8º -dijo Aizen en tono frío.
    -Sabe defenderse, no hay duda de ello. Aplicaos el cuento los demás quería una práctica de ese tipo –dijo Shinji.
    -Logró alcanzarle, Capitán –dijo Aizen mirando el corte que tenía.
    -Lo sé –dijo Shinji mirando de reojo la manga.
    Cuando llegué al escuadrón fui directamente a ver a Shunsui, abrí tres puertas corredizas hasta llegar a su habitación.
    -¡Capitán! –dije yo nada más abrir la puerta. Y le vi tirado en el suelo boca arriba durmiendo, me entró el mal carácter que me calificaba tirando un par de libros pesados que teníamos contra el suelo.
    Dio un buen resultado ya que se despertó de sopetón.
    -¡Es suficiente, Capitán le están esperando! –grité yo.
    -¡Lisa! Ah…eh… es verdad… no lo recordaba… -dijo el tocándose la cabeza.
    -Dese prisa. Y también haga memoria de que mañana tiene una reunión –dije yo abriendo la puerta.
    -¿No me acompañas? –preguntó el.
    -No. Además cuando esta ebrio es problemático –dije yo cerrando la puerta.
    -Se mosqueó… -dijo Shunsui incorporándose y poniéndose el sombrero bien.
    Yo me alejé un poco del escuadrón y me senté en un tejado hasta que la noche se aproximó.
    Y mientras tanto, en un lugar diferente…
    -Tardaste un poco, Shunsui –dijo un hombre con pelo largo y blanco en un bar.
    -Lo siento, se me hizo tarde Ukitake –dijo Shunsui sentándose.
    -¿No trajiste a tu acompañante, Shunsui? –dijo Ukitake sonriente.
    -Se terminó enfadando conmigo –dijo Shunsui bebiendo sake.
    -No importa, podemos vernos otro día. ¿Y bien crees que tienes su confianza? –dijo Ukitake.
    -Hay veces que… es extraño averiguar lo que piensa y apenas me habla, pero no es mala teniente… -dijo Shunsui.
    -Tenías dudas al darle el cargo ¿y ahora sigues con dudas? –dijo Ukitake.
    -No tengo dudas pero a la vez… es una chica que acata las órdenes que la des pero… -dijo Shunsui y continuó Ukitake.
    -No os tenéis… ¿confianza? aunque admites que no es muy habladora… -dijo Ukitake.
    -Aquella vez… fue diferente –dijo Shunsui.
    Cerca del 8º escuadrón…
    -¿Qué querías? –pregunté yo desde el tejado.
    -Yo… venía a ver al Capitán Shunsui –dijo una niña pequeña con gafas.
    -No esta, hoy… tenía cosas que hacer –dije yo.
    -Esta bien, aunque quería que me explicase una cosa… -dijo la niña.
    -Puedo intentarlo yo si quieres –dije yo bajando del tejado y poniéndome a su altura.
    -De acuerdo. –dijo la niña avergonzándose.
    Fuimos a la biblioteca y estuvimos las dos leyendo los datos e intentando resolver las dudas hasta que estuvimos a punto de dormirnos, la llevé a su habitación y seguidamente me fui a la mía.
    Me desperté corriendo al ver que era demasiado tarde y de día, ni siquiera me dio tiempo a entrenar, desperté a Shunsui y nos encaminamos los dos a la reunión de los capitanes. De repente Shunsui saludó a alguien y se nos aproximo.
    -Vaya, vinisteis pronto –dijo Ukitake.
    -Porque le desperté a tiempo –dije yo.
    -¡Oye! No se lo digas a todos los capitanes ¿quieres? eso es confidencial –dijo Shunsui mirándome a la vez que yo torcía la cara y Ukitake se rió.
    -Ya era hora de ver a alguien por aquí… -dijo una mujer de pelo morado acompañada de un hombre más mayor que ella. Y enfrente nuestra aparecieron más capitanes y tenientes hasta que por la izquierda vinieron dos más.
    -¿Una nueva convocatoria? Parece que últimamente es lo único por aquí… -dijo Shinji.
    -¡Capitán! –dijo Aizen detrás suya.
    Les miré a los dos con disimulo, pero aquello era obvio de que sabían quien era. Shinji me miró durante unos segundos y se dirigió a Shunsui, le habló susurrando algo que hasta me costó escuchar lo que le dijo.
    -Un día de estos tengo que hablar contigo… -dijo Shinji.
    -Con un poco de sake podemos hablar de lo que quieras –dijo Shunsui también con el mismo tono de voz.
    -Como quieras… -dijo Shinji y se me quedó mirando.
    -¿Ós lleváis bien? ¿Ó tengo que intervenir para que dejes a mi hermosa Lisa? –dijo Shunsui.
    -¡Capitán! –dije yo un poco avergonzada.
    -Tranquilo, es toda tuya. Lo que pasa es que me sonaba su cara y ahora se de que –dijo Shinji dirigiéndose hacia donde habían sido convocados. Cuando se dio la vuelta vi la capa blanca del 5º escuadrón y fue como si… los recuerdos se agolparan en mi mente, tuve que cerrar los ojos durante una fracción de segundo. Shunsui se quedó mirándome y después todos los capitanes entraron. Aizen y yo nos quedamos fuera esperándoles uno apoyado contra una pared y otro contra otra, demasiado silencio hubo allí hasta que apareció una chica rubia con dos coletas corriendo y se paró frente a los guardias que habían en la puerta.
    -¡Os digo que me dejéis entrar, ¿o estáis sordos?! –dijo la chica.
    -Lo siento, los tenientes no pueden entrar –dijo el guardia.
    -¿Crees que no lo sé? Pero no hay capitán en mi escuadrón, por lo que tengo que ir yo a las reuniones –dijo la chica.
    -Lo siento, pero no puede –dijo el guardia.
    -¡Maldita sea, joder…! –dijo la chica volviendo por el mismo camino de antes.
    -Si fuera tu, esperaría a que salieran todos y les preguntaría… - dije yo de repente.
    -Lo sé, solamente me retrasé cinco segundos… ¿eres nueva verdad? no me suenas –dijo la chica.
    -Si, me puedes considerar eso fácilmente –dije yo a la vez que miraba donde estaba Aizen pero no le vi.
    -A esperar… -dijo ella mientras se sentaba al lado mío.
    -¿Y cómo es que eres capitana si eres…? –pregunté yo.
    -Mi capitán desapareció… -dijo ella cambiando la mirada hasta que se abrió repentinamente la puerta y todos los capitanes salieron dejando a Shunsui y Shinji los últimos.
    -Vamos Lisa –dijo Shunsui.

    Inicio Musica 6 http://www.divshare.com/download/7575848-4b2

    -¡Eh, Shinji espera! No me dejaron entrar… -dijo ella.
    -Lógico con esa cara Hiyori… -dijo Shinji con sarcasmo.
    -¿Quieres que hablemos de caras? Porque la tuya parece de todo… -dijo Hiyori.
    -¡¿Qu…Que has dicho?! –dijo Shinji.
    - L-O Q-U-E O-Y-E-S –dijo Hiyori acercando su cara.

    Fin Musica 6

    Dejándoles atrás, Shunsui y yo nos fuimos al escuadrón y una vez allí, le pregunté sobre la reunión.
    -¿Y bien de que tratasteis? –pregunté yo.
    -Que están apareciendo hollows cada vez más y mayores –dijo Shunsui.
    -¿Debido a que? –pregunté yo.
    -Nadie lo sabe pero estate preparada –dijo Shunsui.
    -Entendido –dije yo.
    -Por cierto no me dijiste que te llevabas tan bien con Shinji –dijo Shunsui mirándome.
    -Y no me llevo bien, solamente entrenamos y cuando volví te encontré tirado en el suelo durmiendo –dije yo.
    -Bueno, esta bien tener más contactos a parte de mi Lisa, pero que sepas que el es muy persistente –dijo Shunsui bajándose el sombrero preparándose para dormir.
    -¿Qué quieres decir con eso? –pregunté yo pero no me respondió. Al final de aquel día Shunsui recibió la visita de la niña pequeña a la cual la deje que le viera y me fui a descansar.
    Al amanecer de un nuevo día me preparé y al conocer la fecha que era un sentimiento de nostalgia me recorrió por todo el cuerpo como era de esperar, un año más se sumaba al tiempo de la muerte de mi hermano y yo seguía sin saber ó sin investigar nada sobre lo sucedido. Aún así, fui al escuadrón a entrenar y cada golpe de mi katana sobre el poste, mostraba su cara, su sonrisa, su capa blanca, su muerte…
    De repente sentí algo y me desconcentró de aquello aunque lo agradecí.
    -Un momento justo ¿no crees? –dijo Shinji desde el tejado.
    -¿Qué quieres? –pregunté yo.
    -Solucionar el empate del otro día, además Shunsui me dijo que esta hora sería la mejor –dijo Shinji.
    “Shunsui, así que el lo tenía planeado…” pensé yo.
    -Empieza cuando quieras –dije yo pero en ese instante Shinji desapareció del tejado.
    Ahora era el quien no dejaba de lanzar ataques devastadores contra mi nisiquiera sabia ni cómo los esquivaba ni tampoco como seguía de pie y fue entonces el comienzo de mis ataques los cuales no le hacían ni el más mínimo rasguño eran débiles, hasta que una sensación dentro de mi despertó, un estado extraño de… furia. Los dos nos lo tomamos quizá demasiado en serio, shunpos rápidos, ataques fuertes… e incluso llegamos a trasladarnos a un bosque para seguir más alejados de los demás y para causar menos desperfectos pero aún asi ante todo se notaba la gran diferencia de fuerza entre la mía y la suya. Y finalmente cuando logré saltar encima de los árboles se movió tan rápidamente que no noté su presencia detrás de mí, haciendo que colisionase contra el suelo.
    -Justo en el mismo momento… No esta mal, pero esta vez hay vencedor –dijo Shinji encima de mi sujetando su arma clavada en el suelo al lado de mi rostro.
    -Lo sé… -dije yo con una mirada nostálgica.
    -Oye, no te quedaste atrás, con tu katana en esa posición podrías haberme cortado el brazo y… -dijo Shinji mirándome, como si tratase de animarme pero yo le interrumpí.
    -Perdí, por lo que ahora… puedes matarme –dije yo fríamente.
    -¿Matarte? ¿De que hablas? ¿Crees que te mataría? –dijo Shinji mirándome aún.
    -Quien sabe… -dije yo.
    -Solamente era práctica. Además, no suelo matar a nadie sin motivos. Creo que antes que nada, deberías resolver aquello que tanto te preocupa –dijo Shinji.
    Aquello sin lugar a dudas me dejó sorprendida ¿incluso el se dio cuenta de que me ocurría algo? Era algo que no podía ocultar, me apenaba profundamente pero igualmente no se lo contaría, ni siquiera era capaz de decírselo a Shunsui el no cambiaría las cosas. Cuando se levantó me fui rápidamente a pesar de que el quería oírlo directamente de mi pero no podía, por lo que aún en la lejanía sentí como su figura me miraba.
    Una vez fuera de la Sociedad de Almas, cerca del primer Rukongai había un templo en el cual me adentré, primero reze levemente y sin tardar, fui a ver su tumba. Estuve un buen rato callada y mirando, entonces me quité la cinta del pelo y se la até en la tumba, era como un pequeño signo ó regalo cada vez que le visitaba ó simplemente se podría llamar costumbre.
    Cuando me fui de allí una brisa fría se levantó detrás de mí, me giré esperando como si él estuviera allí pero no había nadie “¿acaso los muertos podrían volver a la vida? Idiota…” pensé yo. Después me encaminé al lugar donde todo quedó arrasado y quemado. Seguía igual que siempre, nada había cambiado, pero fue entonces cuando me tropecé con algo, me agache para ver lo que era y lo cogí. Parecía la única cosa que se había salvado de aquello. Era un letrero que en el que ponía con letras grandes “La Garra del Tigre que protege y el Ojo Avizor del Búho que vigila”. Me quedé pensando un rato en donde lo había visto antes, me sonaban mucho aquellas palabras. Hasta que mi memoria recordó y aquel letrero estaba en nuestro dojo, aquellas cenizas… era lo único que quedaba de él, recordé en ese instante el pasado en el que nuestro abuelo entrenaba con el y le exigía un mayor nivel…

    Inicio Musica 7 http://www.divshare.com/download/7575954-e1b

    -¡Más arriba y más fuerte! ¡Golpea con fuerza! –dijo mi abuelo observándole.
    -Lo sé pero… no puedo… -dijo mi hermano.
    -Deja de pensar que no puedes y sigue –dijo mi abuelo golpeándole con una varilla en las manos. El no se quejaba del dolor pero lo aguantaba. Mientras que yo era pequeña y cada día iba a verle a entrenar pero a pesar de todo, cuando salía era el mismo de siempre…
    -Lisa, ven no corras se que me estabas viendo –dijo el sentándose.
    -¡Lo siento! –dije yo cerrando los ojos cuando estuve a su lado de pie.
    -¿Lo ves? Te queda mejor suelto que con esas horribles trenzas –dijo el poniéndome la cinta de otra manera y sonriendo.
    -A mi me gustaba más como estaba… ¿oni-chan estas bien? –dije yo mirando sus manos.
    -Estoy bien, he pasado por cosas peores. Pero se han de hacer sacrificios por lo que luchas. Ya lo entenderás algún día… -dijo el con un tono de voz serio.
    -Oni-sama… -dije yo mirándole.
    -Pero cuando este en la Sociedad de Almas y consiga ser Capitán será mejor para los dos y cuando crezcas, podrías venirte conmigo y ser mi teniente ¿Qué dices? –dijo el.
    -¿En serio? Y así estaré contigo, Oni-san –dije yo abrazándole por detrás.
    -Así no nos preocuparemos y nos comunicaremos. No pienso dejar al abuelo que te use como moneda de intercambio solo por nuestro status… No te preocupes, no te dejaré sola –dijo él sentado mientras me cogía de la mano.
    Fue entonces cuando algunas noches me enseñaba movimientos y técnicas que el usaba, logrando que le apreciase aún más sabiendo que debía todos los días levantarse temprano, quería deshacerse de las leyes de nuestro abuelo el cual me obligaba a no seguir el mismo camino que mi hermano, ya que no estaba destinada a aquello, pero solamente imaginarme como teniente al lado de Oni-sama, fue la motivación única y suficiente que estuvo presente en mi cabeza. Pero sus entrenamientos finalizaron cuando terminó el aprendizaje y con la ayuda de mi abuelo fue examinado. Poco tiempo después fue nombrado como Capitán del 5º Escuadrón. A veces Oni-sama venía a verme y fingía como me sentía para no preocuparle pero cuando se marchaba, sentía perfectamente que yo no era la única que se entristecía…
    No podía hacer nada, solo… era una carga inservible para el…

    Fin Musica 7

    “Si hubiera conocido lo que le iría a pasar… le hubiera detenido de una muerte segura…” pensé yo mientras volvía a la realidad adentrándome en un bosque hasta que encontré un pequeño sitio lleno de flores blancas y deje caerme a la vez que estas me rodeaban.

    FIN PARTE 1
    avatar
    Mikazawa
    Administrador
    Administrador

    Masculino
    Cantidad de envíos : 1336
    Edad : 27
    Localización : El Salvador
    Empleo /Ocios : Administrador DNAnime
    Humor : Del bueno xD
    Pais :
    Fecha de inscripción : 19/03/2008

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por Mikazawa el Sáb Sep 12, 2009 7:31 pm

    muy buena historia!!! lo malo esq me tarde mucho en leerla pero valio la pena juuu
    por lo demas esta excelente, espero leer lo siguiente ^///^


    _________________
    avatar
    Shadows Girl

    Femenino
    Cantidad de envíos : 69
    Edad : 27
    Pais : España
    Fecha de inscripción : 28/05/2009

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por Shadows Girl el Dom Sep 13, 2009 5:36 am

    Que bueno alguien se la leyó entera!! heeeee (a mucha gente no le suele gustar porque es demasiado larga y les da pereza uff )

    Espero también que te gustase la music de cada momento y Arigato! por leerte la primera parte ^///^
    avatar
    Mikazawa
    Administrador
    Administrador

    Masculino
    Cantidad de envíos : 1336
    Edad : 27
    Localización : El Salvador
    Empleo /Ocios : Administrador DNAnime
    Humor : Del bueno xD
    Pais :
    Fecha de inscripción : 19/03/2008

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por Mikazawa el Dom Sep 13, 2009 9:23 am

    la musica le da un toque especial a la historia, y creeme que me dio pereza al inicio pero despues ya no porq la historia me gusto mucho al punto de querer terminarla de leer pase lo que pase alucinando


    _________________
    avatar
    Shadows Girl

    Femenino
    Cantidad de envíos : 69
    Edad : 27
    Pais : España
    Fecha de inscripción : 28/05/2009

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por Shadows Girl el Dom Sep 13, 2009 2:34 pm

    Que bien cree adicción xD

    La segunda parte aún la tengo procesando owo pero espero no tardar mucho en acabar el fic... ^^U... es que... cuando tengo imaginación es un poco dificil cortarla para que el fic sea corto, la verdad es esa. Por eso este fic es tan dichosamente tan largo, no se si es porque ME ENCANTA Lisa, pero... cuando escribo aún el fic es... indescriptible hay tantas cosas que quiero transmitir y tantos momentos...

    Hasta me da pena acabarlo la verdad es esa xD.
    avatar
    J-kun

    Masculino
    Cantidad de envíos : 269
    Edad : 26
    Localización : Santa Ana ES
    Empleo /Ocios : Estudiante,otaku y Pseudo-Mangaka XD
    Humor : Ureshi desu ^ ^
    Pais :
    Fecha de inscripción : 06/10/2009

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por J-kun el Miér Oct 07, 2009 5:30 pm

    Increiblemente buena historia,la musica es todo un detallazo.
    Espero la parte 2 ^^

    Contenido patrocinado

    Re: Fan Fic Vizards: La Máscara Del Olvido \\Parte 1//

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér Feb 21, 2018 6:08 am